4.2.13

O yo o los cristales o yo o las astillas o yo o los bisturís / nunca elegiste yo nunca tuvimos suerte ni buena ni mala no existe suerte dijiste nunca existió suerte y llegó él con literatos en flor como llegan los almendros o la flor de los almendros o la primavera de Praga en las ventanillas bajadas de los coches en las ruedas de las bicicletas de montaña, aprende a decir mountain bike bien así subiremos más aprisa y llegaremos a solo eran cerros escarpados y sin embargo perfectos para la precipitación de las heridas / sadi sadi gritaba alguien sobre el que se había derrumbado el muro por el viento no precipites más el lenguaje o nos callamos no precipites más o nos entendemos.

2 comentarios:

Olvido dijo...

un estruendo, así suena, un tremendo ruido, como el caer de un muro. como un grito sin voz. la polvareda que deja una demolición. así.

un abrazo

Ico dijo...

textos que se entrecruzan como el pensamiento inconexo y deshilvanado,asíse prodiga tus textos de recuerdos,deamores trágicos y heridas.
Un beso