5.4.12

Volví al lugar de los malditos, donde los niños aún no juegan ni se enrocan en palabras 
Helena salía del libro y los epítetos eran cascadas de silencio que rompía sobre los renglones negros 
madre leía en voz alta para los ojos atentos de los niños 

y no encontré la voz.

No hay comentarios: