26.2.12

el silencio a veces es como una mano cerrada como una boca cerrada como unos ojos cerrados como un cuerpo cerrado sellando cualquier fin premeditado 

el silencio a veces es consentidor de desbarajustes de injusticias plenas de dolor o de locura sobre cualquier estación perdida en un tiempo que se vive como real 

el silencio da la mano al silencio y juntos se trasladan sobre las autopistas invisibles de los bosques y de las selvas que aún no han sido talados hacia el desierto donde ni un oasis en espejismo se divisa 
los silencios perdidos entre las dunas que se trasladan incansablemente movidas por los vientos 

tú y yo soplando el silencio tu y yo soplando hacia el oasis tú y yo soplando sobre las dunas sobre las selvas y los bosques y sobre las estaciones tú y yo alejándonos de la locura y del dolor

3 comentarios:

gloria dijo...

gracias por ese final...

mjromero dijo...

Un@ sabe los principios pero nunca cómo serán los finales.
Abrazos.

Isabel dijo...

Tus silencios como tus palabras me llevan a otros silencios míos en ese arte que tienes de transmitir sensaciones y recuerdos.

Estos soplos unidos y esperanzadores son una alegría.

Besos