25.11.11

4

Te muestro mis muñecas
sé que no se ven
pero ahí está el dolor
de las heridas abiertas
escuece
la piel no soporta ni el mínimo roce
de una tela de seda

son quemaduras del tiempo
las sentí hacerse
no las lloré nunca
nunca lamenté sentirme arder viva
y cuando al mínimo roce
el dolor despierta sobre mi piel
me despojo de todos los abalorios
me arranco con ellos
para seguir con mi piel al aire
libre
por mínimo que sea el tiempo
de libertad.

(de Como a la vuelta de la esquina)

1 comentario:

Anónimo dijo...

te sigo leyendo y me asombro siempre de la capacidad versátil de saltar de unas letras a otras dejando muy claro dónde debe estar colocada cada una. Admirable!
Espero, cuando pase este mes en que las horas de los días parecen acortarse, volver con más calma a pararme un poco más en algunos blogs que, como este me interesan.
Un abrazo
Olvido