24.11.11

3


en casa siempre había tijeras
cuchillos
palabras afiladas
entre dientes
silencios que cortaban
con nocturnidad y alevosía

en todas las casas encontré las mismas armas
en la tuya
la ramita de olivo del pico de la paloma de Picasso
sangraba
a nadie
oí preguntar de quién era aquella sangre
invisible
sobre la paloma de la paz

(de Como a la vuelta de la esquina )

3 comentarios:

Bel M. dijo...

Ah, conozco muy bien eso, aunque no estoy del todo de acuerdo con "en todas las casas". Diría que en unas más que otras. En cualquier caso, el poema es excelente.
Un abrazo, Mª Jesús.

Rayuela dijo...

es como que no existiese diferencia...


mil besos*

mjromero dijo...

Bel M,
es el 'juego' de las diferencias y las semejanzas, en unos casos se dan más las diferencias y en otros las semejanzas.
Un abrazo.



Rayuela,
alguna diferencia siempre existe.
Un abrazo.