27.10.11

Cualquier ciudad se vuelve gris con la llegada de las nubes que traen la tormenta
y las aceras brillan con el agua
y las burbujas que hace el agua sobre la carretera anuncian más lluvia.
Hubo un mes de mayo que llovió durante treinta y un días y sus treinta y una noches
el primer día de lluvia de aquel mes de mayo
fue el día de tu partida a otra ciudad menos gris
a primera hora de la mañana
cuando el frío más se sentía al besar los labios.