10.5.11

De cómo el poema se rastrea en sus raíces de cedro o en sus patitas de hormiga o en su ceguera de topo o en la última alambrada donde creí verte morir

Cuando me hablas de mí
nunca acaba la sucesión de sonidos tan largamente pensados
nunca los hombres saben excepto el color de su propio yo
descalzado ombligo que nunca será sombra de mi sombra
por eso destruyo abril en olor de cedro
o en campo de cerezas sin flor

y no respondo del poema
no busco solo en su sonoridad
el ritmo cadente o ascendente de la frase
ni siquiera busco en la palabra
palabra caos
alambradas
ortigas
o precipicios
busco que la voz se encuentre en el borde de la última letra
afásica y distorsionada
antes de darla al aire
como si fueras el ultimo bambú de un río imaginario

no responderé si tras el pronombre no significas mi sombra
de topo u hormiga rastreando raíces y ramas de árboles secos
o de pájaro de taxidermista sobre un cenicero vacío
no responderé si me observo alejada de mi sombra
mientras avanzo sobre esta línea negra trazada sobre blanco.

9 comentarios:

Ico dijo...

Caundo hablas de ti, bosques, silencios, y un mundo inconexo pero sutilmente enredado en palabras que nos trasmiten perfectamente tu estado, aunque no podamos darle sentido o racionalizarlo..

mjromero dijo...

Ico,
sí, entre raíces y sombras se pierde una y por supuesto el poema.
Un beso.

Isabel chiara dijo...

Los vericuetos de una perdidos entre raíces, sombras o alambradas... siempre al filo de la navaja, como esa línea negra trazada sobre blanco.

Un hermoso poema

Besos

mjromero dijo...

Isabel chiara,
gracias.Una se busca en la raíz, como si fuera raíz, y no, y el poema...
Gracias otra vez.
Un beso.

Anónimo dijo...

me ha gustado mucho
un beso
Olvido

Rayuela dijo...

maestra.


mil besos*

mjromero dijo...

Olvido,
Rayuela,
Gracias a las dos
y besos.

Ico dijo...

mundo afásico y distorsionado cómo utilizar palabras rectas para expresarlo?? tu voz topo o pájaro entre las ramas llega por sí sola

mjromero dijo...

Ico,
al borde de la desesperación el mundo es de expresión afásica, y por supuesto la visión es distorsionada, como un juego de espejos.Y ya quieres volar y buscar arriba, o hundirte bajo granitos de arena, empequeñecerte y olisquear las raíces de la tierra, ¿tierra.madre? quizá. Y el poema que surge de ahí quisieras que fuera totalmente expresivo, narrativo, pero no puede serlo, y entonces en qué queda el poema, el poema vuelve al mundo de sombras.

hay caminos para la esperanza, estoy con los que se manifiestan en la Puerta del sol, frente a eso políticos del paleolítico que no ven más allá de las monedas de sus bolsillos.
Un abrazo grande.