1.4.11

Adiós a Ubú de las reinas desde una almena destruida hundiéndose en el mar

Nos despertamos cuando ellos se despertaron y sus gritos nos llegaron como ladridos de perros rabiosos y huidos
dejamos de soñar de golpe y sin contemplaciones
cuando ellos se despertaron nosotros despertamos con ellos
y los pájaros pequeños chocaban perdidos en su vuelo contra los cristales de las ventanas de las casas
qué desolación ubú te estás quedando sin reinas y sin mundos patatales.

No hay comentarios: