31.1.11

Papiro del pensamiento político-culinario de cualquier rey ubú descendiente del gran Ubú de las reinas

Yo, pequeño ubú, me creía en la plenitud de mi intelecto pero me torné concupiscente al conculcar los límites de mi propia estupidez sustantiva, esto es debido a ciertas fluctuaciones preolímpicas procedentes de mi pequeño bulbo raquídeo, a partir de ahí desarrollé el concepto retiniano del desprendimiento, sirva de ejemplo:
  Café
                                     Clase            no clase
Mañana                         No                    Sí
Tarde                            Sí                      No

2 comentarios:

Ico dijo...

Pues es un buen razonamiento, el café te excita mejor para el cansancio después de clase, sino mejor disfrutar de su excitación sino hay clase..yo soy adicta, lo tomo siempre

mjromero (alfaro) dijo...

Ico,
sin café qué sería de mí...
pero esta entrada forma parte de una conversación que no quería perder y más o menos reproduje el gráfico de coordenadas tal cual,
es un poco en plan de coña, de ahí toda la palabrería que precede al café, clase, mañana y tarde...
hasta me reí mientras lo escribía.
Un abrazo.