5.1.11

Mirada triste como un quince de diciembre nevando

cuando mamá se marchó ella lloró mucho
mamá se fue con papá pero ella no lloró por papá
mamá volvió y ella siguió llorando porque se iban otros

tú tienes un problema

el niño que se creía los cuentos
ya no duerme al lado de la ventana

por qué los reyes aquel año fueron tan malos
y  te regalaron una pistola
y a mí las tijeras y las agujas de hacer punto y la lana
con la que tejí una bufanda para rodearte el cuello

por qué fueron tan malos que te dejaron aquella pistola
que se disparó sola, dijeron,
mientras mi bufanda iba apretando alrededor de la garganta.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Tremendo. Mi pistola no llegó a tanto. Y ya sólo por el título merece est poema una reverencia. Hecha queda.

Ico dijo...

Trágico, cruel, como un niño sin regalo o cuando se pierde la inocencia... un beso

Begoña Leonardo dijo...

Vaya, esto si que es crudeza... Toparse con la realidad a bocajarro.

mjromero (alfaro) dijo...

Gracias a los tres,
abrazos.