9.1.11

Cualquier discurso descerebrado sería mejor que este en escala diez

De todas las radiaciones que recibimos ninguna es más peligrosa que nuestra propia radiación.
En algún campo magnético y/o electromagnético las palabras se descomponen en símbolos binarios.
A cada símbolo dale el valor de un espíritu chamánico.

Y si te lo crees ¿serías más feliz o infeliz?

Mi cerebro es un hormiguero.
Cada hormiga es un chamán.
Mi cerebro es un templo
es un bosque o una selva
es una tribu urbanarural
de chamanes.

Nunca verás hormigas chamanes
laboriosa y afanosamente
desde mi cerebro.

En absoluto, en términos absolutos que tanto detesto,
ninguna de las hormigas de mi cerebro es feliz
o infeliz.

2 comentarios:

Begoña Leonardo dijo...

Nada es más peligroso que actuar con inconsciencia... No saberse ni entenderse y dejarse, que otros manejen los hilos...
Besos relativos.

mjromero (alfaro) dijo...

Begoña,
gracias por esta lectura propia y tuya que me dejas.
un abrazo.