10.9.10

Y ahora serás un pararrayos en acción

No quiso durar en el tiempo más
que los ojos que lo habían mirado
demasiados veranos sin ojos
llamó a su amigo el viento
y el viento lo derribó
para eso están los amigos
para echarse una mano si hace falta
una racha fuerte al tronco
a las ramas
o al cuello como aquel que dice
las raíces lo vieron todo
y no saben a qué manos recurrir
para sobrevivir a la barbarie propia
de su cuerpo
por aquí ya no pasan leñadores
tierra o bosque de nadie.

No hay comentarios: