6.8.10

Cuando yo no se parece a mí

-Con el pelo tan corto a veces me recuerdas a tu hermana, cuando giras la cabeza y haces ese mohín; y otras, a tu madre...
. ¿No te recuerdo a mí con el pelo corto?
- También te pareces a una amiga  que anduvo un verano con la cabeza rapada, así...
. ¿Y nunca yo con mi pelo corto me parezco a mí?

4 comentarios:

Laura Caro dijo...

Desde los otros solo podemos parecernos a otros; sólo nosotros mismos nos vemos parecidos a nosotros mismos.
Un abrazo.

Isabel chiara dijo...

Me pasa todo lo contrario, los demás me ven y yo no.

mjromero (alfaro) dijo...

¿nunca os ha sucedido con la propia voz, que al oiros no es tal y como la oís si la grabáis?
Abrazosd a las dos.

CdP dijo...

Cortarse el pelo, acelerar la distancia con uno mismo y verse desde fuera, ¿sería eso posible? Pero lo que nosotros no vemos, los otros sí alcanzan: un parecido familiar, un detalle de semejanza...

Y seguimos siendo los mismos/as desde dentro, por eso no entendemos como no se nos puede reconocer desde fuera.

Ni tan siquiera la propia voz reconocemos cuando la dejamos salir y la oímos con distancia. Hablamos para los demás, somos para los demás... y nos olvidamos de quienes somos realmente.

Un fuerte abrazo, me gusta recorrer estos interiores de tu espacio, ahora es mucho mayor, una ciudad llena de barrios diferentes y a la vez unidos por sus diferentes calles.

Besos.
Montse.