11.2.10

Beduinos sin desierto, oh babatú, y yo, Penélope, dormiré en París

Bajo el volcán. No el de Malcolm Lowry. Se revuelven los gusanos. Gusanos grises de lava.

Sobre mis labios 
gusanos
de baba
tu baba

al fondo del pasillo
rezan
plegarias de otro siglo
plegarias inteligentes
¿las entiendes?

aguardami
a mí
baba de tu labio
te prometo
cadenas de plata livianas
dice la plegaria

jardín secreto bajo el volcán 
ciudad noche
de labios lívidos
no fingirás la  voz de mi plegaria
larva oscura 
de humo solo
promesa humo
sueños o fogatas de sol a lo lejos

¿entiendes Livio mi plegaria?
la que no está al fondo del pasillo
la plegaria de mi boca
mi boca lágrima
en un solo tiempo de voz ahogada
en un solo tiempo de voz pianíssima
un solo pálpito de tiempo
para vivir en ti
para morir en ti

oh mi babatú
yo en plegaria-canción penélope
para ti.

3 comentarios:

ana sáenz dijo...

nace y vive el silencio en los labios y en cada palabra que se siente

un abrazo

virgi dijo...

Las plegarias son tan íntimas que sólo las perciben unos pocos. Son latidos en nuestra boca silenciosa.

Besos besos

alfaro dijo...

ana sáenz,
efectivamente, los labios también pronuncian silencios.
Un abrazo.


virgi,
Hay plegarias de viva voz, y otras como tú dices más íntimas.
Besos.