2.4.09

Nada que sé de ti

Cuanto sé de mí para esquivarte como gato faldero
y sin amo
cada madrugada una palabra tan callada
enorme en la boca oscura del silencio
hombro perpetuo en las horas del llanto tam tam

para reconocerme escasamente en los otros
vocablos
otros
ellos
sin quietud
de quién es el amo
de días y noches de perros salvajes
de mí no
de yo tampoco
quizá de él o de ella
que trasnocha noche tras día
en todos los sonidos palatales
quizá solo de vos

nada que sé de ti para aprehenderte en mis invisibles dedos
los del día tras día que sigue a tu noche
luz si me coses a tus parpados
amordesamor desamoramor
de las margaritas de tus ojos
hueco invisible en las heridas
de mi mundo
domesticado desde primera hora de la mañana
al lado del agua las manos
luego en las tazas y los vasos
y hasta en los besos
que te alcanzo
de puntillas hasta tus labios
amaestrada salvajemente al mediodía con el pan
con la sangre que el cuchillo brota de mi pulgar
hacia tus sagradas rosas de los vientos
y asciende con la sangre
hasta tu voz
para que no te toque

tangible sonido
el silencio de tu voz
hueco grande
grande
que llena las noches y los días
que nos siguen y nos persiguen

no me oigo
no
sé nada de vos

7 comentarios:

ZenyZero dijo...

Nada que saber. Un saber que es intuición y ésta se extingue en el hueco de tus silencios, para recuperar la vida, con sangre, con células y tildes en los caminos ventosos de una rosa que quiere perder el norte.

Chuff!!
****

Querida Alfaro. He tenido que borrar tu comentario en mi última entrada. Soy un poco zoquete para esto del ordenador, la verdad.
El caso es que, por error, había publicado una versión sin corregir y he tenido que suprimirla con dos comentarios ya en ella. Uno de ellos el tuyo.
¿Puedo pedirte un favor? ¿Podrías volver a dejarlo? Tus palabras, tu compañía y tu firma me alientan y me reconfortan.

Por otro lado, quiero agradecerte tus halagos. Muchísimas gracias.
Tu forma de escribir no tiene nada que envidiar a nadie. Dices mucho y bien, y también me entretengo, me detengo, en tus palabras.

UN abrazo
Z.-

Verbo... dijo...

Para mí
los gatos solo maullan
eso, solo maullan
nada más.

Besos.

alfaro dijo...

Verbo,
eres afortunada, porque los gatos no solo aullan ¿o nunca te has sentido como unaa gata enjaulada?
Muchos besos.

alfaro dijo...

ZenyZero,
encntada que me voy para allá, con lo que me he divertido leyéndote,
yo también soy muy zoqueta y avecs en vez de en guardar doy en publicar...
gracias por tu comentario,
un beso.

Bel dijo...

Pero qué maravilla de poema de des/amor , Alfaro. ¿Por qué lo escondes aquí? Debería estar aquí y allá y en todas partes. El mundo (y no exagero) tiene que leerlo.
Ahora sí, buenas noches.

alfaro dijo...

Oh, Bel, ¿Sabes que es uno de mis preferidos? Y que a punto estuve de ponerlo en las dos blogs?
pero me pareció demasiado egocéntrismo por mi parte...
es un poema de amor-desamor-amor... efectivamente,
me alegra mucho que te haya gustado.
Muchas gracias,
un beso.

Bel dijo...

¿Qué hubiera sido de nosotros sin el egocentrismo de tantos? :-)
Músicos, pintores, poetas. Todo eso que nos hubiéramos perdido.
No me canso de leerlo, como no se cansa una (gracias por venir ¡tres veces!) de leer a las mejores.
Gracias a ti, Alfaro.