5.3.09

Sin ella

Quiso mostrarle otros horizontes, hacerle volar y llevarlo con ella, y no la dejó. Tan simple, tan en la rutina, tan acomodado al futuro previsible y sobre todo los niños en quien nadie pensaba entonces. Ella que se ahogaba de palabras ajenas y tardes infames de compromisos y buenas maneras.
Él que empezó a soñar con ella, y no pudo cerrar los ojos y sintió vergüenza sin tenerla, que vio en su gesto por última vez la extrañeza de los contratiempos y provocó el llanto y el desamparo, y el fin de toda esperanza.
Ellos que llenaron su casa de lentejuelas, de brillos, que se convirtieron en jueces y testigos, actores de sí mismos. Ellos que pronto olvidaron.
De los niños, personajes casi estáticos, que entran y salen y alborotan, no sabemos nada. Cuando ella se fue quedaron perdidos entre otros ellos, como si la vida se los hubiera tragado.

3 comentarios:

Verbo... dijo...

Es hora de darles la mano,
yo cojo la tuya ALF,
yo agarro tu mano
asi nunca
me perdería en alguna ciudad.

Abrazos :)

alfaro dijo...

Verbo,
de mi mano seguro que irías perdida, porque yo nunca me encuentro ni a mí misma,
besos.

Yeli dijo...

Gusto en visitarte...un abrazo.
Yeli