29.11.07

Reunión escolar

Esta tarde reunión escolar, padres, alumnos y el profe de gimnasia que lo organiza todo. ¿Voy o no voy? Me decido y acompaño a mi madre. Por el camino se nos une C., nos habla del jaleo de la Totum Revolutum en latín, mi madre lo mira y se ríe pero no comenta nada, uf, menos mal. Se nos van uniendo S., tan calladito como siempre, y D.
Llegamos a la sala de Servicios Múltiples y empiezan las madres y los padres, besuqueo por aquí, besuqueo por allí. Nosotros cuatro como guardia pretoriana rodeando a mi madre y riéndonos de los comentarios familiares y de las promesas que se hacen de llamarse y de encontrarse. Jajaja, me río más, anda que para encontrarse con mi madre o con la de C. ya pueden ir pidiendo audiencia.
Como casi siempre, llegamos en el momento límite. Está todo lleno. Nos hacemos con cinco sillas y empieza la reunión, o sea, el jaleo, el barullo. FF. no calla. Intenta manipularnos. Mi madre, que en seguida la cala, le dice en un tono fulminante que sólo conozco en ella: ellos no votan, sólo voto yo. Se lo dice en un tono tan tajante que se lo cree y no nos molesta más. Nos reímos aún más, hala, toma, FF, pesada, no vamos a contestarle mal delante de mi madre. Detrás, la madre de D., adelanta la cabeza y cuchichea con la mía, no me entero de nada. Hay que votar, al fin, ¿qué voto? ¿qué votamos?, un voto por familia. Mi madre nos dice que votemos lo que nosotros queramos, que es nuestro viaje. La madre de D. opina y D. vota lo que su madre aconseja.
Creo que al fin he madurado. Me entiendo con mi madre. ¿O será ella la que al fin se entiende conmigo?

No hay comentarios: