3.11.07

El puente y los santos y los muertos

Aquí estoy, solo, devanándome las horas, las hojas, el cortar y pegar, un ajetreo....
Mis compañeros han sido arrebatados a los cementerios, como abducidos por sus padres, a visitar las tumbas de sus muertos o a depositarles flores y a rezar, como hace mi abuela. Pues aquí me he quedado solo con el trabajo de filosofía, menos mal que D. no se ha ido y está acabando el trabajo de educación física que le he pasado. Me esperan veinte días atroces de exámenes. De verdad que no quiero estudiar más, me agobia, si lo único que quiero es trabajar e independizarme.
Estos puentes son infernales, los compañeros con los muertos, yo trabajando más que un miserable porque se han ido sin dejar nada hecho.
Tanta filosofía, tanto monema, y al final mi vida se reduce a parámetros demasiado básicos, esto deprime a cualquiera.
Sólo soy un soliloquio que se llama yo.

No hay comentarios: