21.11.07

Carismático y genuino

¡Por todos los dioses! El mundo a mis pies convertido de un momento a otro en una enorme centrifugadora que va a empezar a tragarme, a devorarme. Que la tierra se abra y me trague o que simplemente el aire me invisibilice.
A veces vengo con O. Ella por lo menos no tiene el tema de conversación de casi todas las chicas de mi clase, casi todas hablando de qué vestido se pondrán en Noche Vieja. Su abuelo nos preguntó el otro día a mí y a mis amigos si no íbamos a la discoteca, D. dijo: bah, no, prefiero jugar con el ordenador, J: yo prefiero jugar al fútbol, y yo le contesté: no, es que yo soy más de andar por casa. Carcajada general.
Prefiero olvidar todo este mal rollo y escribir del tutor que nos ha tocado este curso. Harry es carismático y genuino. He apuntado sus frases célebres: L., cierra la ventana, que se me escapan las ideas. O cierra ahí que se me escapan las ideas por la ventana. Y yo a punto de caerme porque dudo si cerrar antes la ventana o agarrar fuerte las ideas. También dice: D., deja de morderte los dedos, que me pones de los nervios. Y D. al instante deja de morderse las uñas, que ya casi que ni le quedan de tanto mordérselas. Y cuando nos da por organizar ese pequeño concierto de clik, clik con los bolis, H. se queda quieto, extiende un brazo y exclama: Por ahí ¡quietos!, por ahí, también, que me vais a volver loco. Como hoy Ana traía una corbata, se la ha pedido para enseñarnos a hacer el nudo, ¡callaos! que, si no, no me concentro, y se imaginaba delante de un espejo y de repente se dirige a J. y le dice: ¡tarjeta amarilla! Sí. nos dice tarjeta amarilla cuando hablamos.
Es el mejor tutor que he tenido hasta ahora. Y estoy buscándole los adjetivos, de momento tengo dos: carismático y genuino, quizá le añada genial porque creo que es un genio de la filosofía.

No hay comentarios: