28.6.07

Hoguera de San Juan

En la hoguera de San Juan algunos han quemado sus libros, yo si pudiera quemaría los disgustos. Como casi siempre, haré caso a mi madre, y en este caso también a mi padre, y no daré mayor importancia a los errores ajenos y podré vivir y dormir tranquilo porque no ha pasado nada, pero si por mí fuera no sólo la hoguera de San Juan ardería, ardería el mundo entero. Seré práctico, me alío con las matemáticas y con la sicología, dejo el mare magnum y el totum revolutum de mi profe de cultura clásica y a este tutor nefasto que nos daba ética a base de puestas en común, a la luna de Valencia andaba yo, a mi madre tampoco le gustaba este tutor, pero no me lo ha dicho hasta que se ha acabado el curso. Guardo mis buenas notas y animo a los compañeros que tienen depre porque han suspendido alguna ¡Ojo con humanidades! que totum revolutum es mucho totum revolutum, les digo.
Ahora creceremos hacia dentro para que nadie nos vea, no necesitaríamos ser invisibles ni desear ir volando. Tú, rapeando con tus pantalones caídos en medio del parque; yo, echando demonios fuera. Y por todos los dioses, que llueva este verano de fanfarria atroz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien pensé que ya no podría leerte nunca más, pero ya ves que sí. Me ha gustado mucho. Y de paso, el día de San Fermín hará ya 18 años.

alfaro dijo...

pa mi que te equivocas de san fermines