8.5.07

El tuerto, el manco y el flaco

Mira que es raro esto, uno de mis amigos tiene el ojo rojo y el párpado morado, qué respigos que me da, le han operado porque veía unas cosas raras y ahora dice que no ve, claro, todo el ojo es una rojez. Le he dicho, puedes ponerte unas gafas de sol y así no se te verá el ojo. Bah, para qué, me ha contestado. Hombre, te dará más carácter, le he respondido.
Pues, otro de mis amigos va con un brazo medio vendado porque le han quitado una cosa, me dijo, no sé qué cosa... Ya no puedes coger la espada, le dije. Y así vamos, a un lado, uno, con el ojo rojo; al otro lado, el otro, con el brazo vendado, y yo, en el medio, con mis complejos de adolescente que no se ven, gastándoles bromas muy en serio, que si la gomina del pelo, que si el vello del entrecejo, que si estamos demasiado delgados, que si vamos al gimnasio, que si las gafas de sol, que si tengo que sacar a pasear al perro, que si estudio un módulo, que si voy a la universidad, que quisiera hacerme invisible cada vez que mi madre me carga de bolsas de basura para que las baje al contenedor, pues yo quisiera abrir la ventana y ¡hala, basura va! como antes de El motín de Esquilache, y el perro detrás todo el día, qué rollo.
¡Troupe, troupe! El tuerto, el manco y el flaco. De verdad, que no sobro.
No. El tuerto, el manco, el flaco y el perro. Así mejor, mi troupe fantastique.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillamente magnífico

luismiguel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, es magnífico volver a releerlo.