29.4.07

Espejos

Todas las mañanas, lo primero que haces al levantarte es cambiar de horizonte, así has llegado a tener muchos horizontes. En ellos retienes los sueños, las aventuras, las heroicidades de las Termópilas, los recuerdos desdibujados por el paso del tiempo, las palabras que se entremezclan con las palabras de los otros. Es tu escenario, tu juego a ser mayor, pero llega él, el bandido disfrazado que corre escaleras arriba, escalera abajo, bandido transformado en adolescente gótico, todo él vestido de negro, y nos hace un guiño y se pierde en modernos museos de archivos históricos, en playas donde barcos reales atracaron.
Al otro lado del telón, el teatro es otro, el horizonte se convierte en espejos que te devuelven imágenes distorsionadas, donde la música y la noche se funden hasta el sueño.

No hay comentarios: