23.2.07

Un todo jaleo de pelea

Cuando hoy he salido de clase, allí mismito, estaba la policía, y un todo jaleo de pelea, ya había visto a la directora correr histérica por el pasillo, ya va estando mayor para tanto adolescente desbocado, yo ni los miro, es el segundo día de pelea.
Ya sabes cómo es mi amigo, el curso pasado quiso contratar a una compañera para pegar a otra compañera, porque su moral no le permite pegar a las mujeres, y entonces de la cabeza de mi mejor compañero surgió una brillante idea y se lio a dibujar planos y planos de la casa de la compañera a la que todos querían pegar para entrar y ¡bumm! ¡fuego!. Suerte que los cogieron a tiempo, y los premiaron mandándolos unos días para casa, todos trabajando y ellos solos en casa, hartitos de jugar quedaron, así se les olvidó el vengarse de los insultos que nos había propinado nuestra compañera. Mi amigo, este curso, se dedica a cantar y a bailar en los recreos, yo quizá me haga actor e interprete las histerias de la directora corriendo por los pasillos en un totum revolutum.
No pienso dedicarme a quemar este magnífico escenario. Seguro estoy de que, quemada nuestra atroz adolescencia, interpretaré otras peleas más humanas.

No hay comentarios: